blog de Jaime Despree
Cerrar
MONOGRAFIA ▶ FILOSOFIA
Sobre el Ser, Dios y el Cosmos
Publicado el jueves 01 de enero del 1970 por Jaime Despree

Prólogo

¬ŅQu√© es la filosof√≠a? Ser√≠a extraordinario que hubiera una respuesta categ√≥rica a esta "endiablada" pregunta, y entrecomillo endiablada porque la duda, que es la causa de toda pregunta, debe ser asunto del diablo, pues Dios se supone que es omnisciente. Para responder a esta pregunta podemos dar nuestra "opini√≥n" o exponer nuestro "argumento". ¬ŅCu√°l es la diferencia? La opini√≥n es el resultado de una creencia, por tanto se trata de una respuesta personal, mientras que el argumento es el resultado de la aplicaci√≥n de un m√©todo, m√°s o menos l√≥gico, y puede ser universal. Por tanto, lo fundamental para exponer un argumento es el m√©todo, no en vano la modernidad es la consecuencia del m√©todo cartesiano.

Pero ¬Ņqu√© es un m√©todo? Un m√©todo es un sistema razonable con m√°s o menos l√≥gica, pues la l√≥gica del m√©todo determina su eficacia o, en este caso, veracidad. La primera observaci√≥n necesaria es que, a diferencia del m√©todo matem√°tico, aqu√≠ no operamos con n√ļmeros sino con palabras. Lo que vamos a intentar es "operar con conceptos" en lugar de con "cantidades". Pero ¬Ņtienen las palabras un sentido exacto para que podamos equipararlas con los n√ļmeros? Sin duda, pues surgen dentro de un estricto orden ontol√≥gico: "La oliva est√° en el olivo y el olivo en el olivar"; esto equivale a decir que "dos m√°s dos son cuatro", pues tiene el mismo fundamento l√≥gico aunque el m√©todo sea distinto. De manera que para responder a la pregunta "¬ŅQu√© es la filosof√≠a?" lo fundamental no es tener una buena opini√≥n personal, sino un buen m√©todo universal. Por tanto, antes de nada expondr√© cu√°l es el m√©todo que pretendo utilizar para mi definici√≥n.

La relaci√≥n entre la oliva y el olivar ha resultado f√°cil, pero ahora me pregunto ¬Ņde d√≥nde surge la idea de que ese fruto es una oliva y no una manzana? ¬ŅPor qu√© estoy tan seguro de la diferencia? ¬ŅC√≥mo ha surgido la relaci√≥n entre el fruto y la voz "oliva"? En otras palabras, ¬Ņc√≥mo surge el lenguaje sobre el que se fundamenta la filosof√≠a? Este debe ser el primer paso "m√©todo-l√≥gico" para respondernos a nuestra pregunta.

En un principio las voces surgen de la observaci√≥n de las cosas de las que nos hacemos una "representaci√≥n mental"; es decir, las voces no son las cosas mismas sino su representaci√≥n mental. La relaci√≥n de las voces con las cosas que representan es necesariamente "verdadera", o tambi√©n "objetiva", siempre que la voz (sujeto) represente a un objeto; que es uno de los tres aspectos que muestran las cosas, como son su sustancia, su imagen y su forma (de ser). El objeto se relaciona con el sujeto, o la forma de ser de las cosas. Pero ¬Ņqu√© sucede cuando la voz no representa una cosa, como es el caso de "filosof√≠a"? Pues simplemente que de la voz no tenemos la sustancia ni la imagen, sino tan solo la forma, o al menos intentamos hallarle una "forma de ser", pese a carecer de sustancia e imagen. Es decir, hay voces que representan formas, pero sin sustancia e imagen. Digamos que son conceptos puramente mentales que no representan cosas; son "algo", pero no "alguna-cosa" (un ingl√©s no podr√≠a exponer esta √ļltima reflexi√≥n, porque para ellos "algo" es necesariamente "algunacosa"; some-thing).

Pero ¬Ņc√≥mo y por qu√© surgen estas voces carentes de sustancia? Simplemente porque no surgen de la observaci√≥n directa de las cosas, sino de la reflexi√≥n en torno a los sujetos de donde provienen las voces mismas como conceptos. La filosof√≠a es el resultado de reflexionar entorno de la voz "hombre", pues el hombre es quien "filosofa"; se trata de otorgar una voz a una "actividad mental del ser humano", a lo que llamamos "filosof√≠a", y que ahora estamos tratando de averiguar su verdadero significado. Por esta raz√≥n tenemos una voz que no podemos asociar con ninguna cosa, pero si con un "objeto": el "objeto de la filosof√≠a". La dificultad radica en "entender" cu√°l es el objeto de la filosof√≠a. Y digo entender porque al carecer de sustancia e imagen no puede ser conocida sino simplemente entendida. Lo que podemos llegar a conocer es la parte de la filosof√≠a que tiene "sustancia"; es decir, la historia de las ideas filos√≥ficas, pero no la filosof√≠a en s√≠ misma, que es un pensar activamente en la forma de ser de las cosas.

Por tanto la filosof√≠a no puede ser tan rigurosamente cient√≠fica como las matem√°ticas, pues mientras el objeto de las matem√°ticas son los n√ļmeros, que tienen un significado, o m√°s bien "valor", exacto y consensuado, los de la filosof√≠a son las palabras, que tambi√©n deber√≠an tener un significado y un valor exacto, pero que no est√° consensuado, porque los conceptos tienen un valor relativo imposible de precisar con exactitud. Pues ¬Ņqu√© medida "exacta" debe tener un estanque para no ser un lago?, o ¬Ņcu√°l es el l√≠mite "exacto" entre la alegr√≠a y la tristeza?

Pero no s√≥lo los conceptos tienen un "valor" relativo, sino que varios conceptos pueden ser equivalentes pero expresados en distintos contextos, como por ejemplo la alegr√≠a y la felicidad. De manera que antes de saber qu√© es filosof√≠a deber√≠amos ponernos de acuerdo sobre el verdadero significado de las voces, pero sobre todo de su contexto, que es lo que afecta directamente al discurso espec√≠ficamente filos√≥fico. Por ejemplo, la voz "alegr√≠a" proviene de un estado de √°nimo determinado del ser humano, pero si adem√°s existe la voz "felicidad" es porque se trata de "otro estado de √°nimo distinto" del que representa la voz "alegr√≠a"; es decir, es equivalente pero en otro contexto. De manera que ambos conceptos deben tener una "causa distinta que tiene relaci√≥n con su contexto", pero en una reflexi√≥n com√ļn podemos f√°cilmente confundirlas.

Por esa raz√≥n dec√≠a que todas las voces, pese a tener valores relativos, tienen su raz√≥n de ser en una causa √ļnica, y si son es porque es necesario que sean de otro modo no ser√≠an, pues no tendr√≠an una causa. Por tanto, la filosof√≠a estudia la raz√≥n de ser (la verdadera causa), no solo de los objetos sustanciales sino tambi√©n de los insustanciales, como es la misma filosof√≠a, la felicidad o la alegr√≠a, etc. Resumiendo todav√≠a m√°s podemos decir que "la filosof√≠a  estudia los conceptos y sus causas", as√≠ como la qu√≠mica estudia las sustancias, las matem√°ticas las magnitudes o la teolog√≠a las im√°genes.

El fin de la filosof√≠a es entender la relaci√≥n existente entre los conceptos y lo que significa para quien filosofa con ellos, as√≠ como sus causas y su relaci√≥n con la realidad a trav√©s de la forma de ser de los sujetos en los que piensa. Por tanto, la causa de la filosof√≠a es, precisamente, la subjetividad del lenguaje.