blog de Jaime Despree
Cerrar
EBOOK ▶ FILOSOFIA
¿Qué es la realidad?
Publicado el jueves 01 de enero del 1970 por Jaime Despree

Prólogo 

Cuando me pregunto «¿Qué es la realidad?» no lo hago como científico sino como filósofo. Por tanto no estoy interesado en averiguar en qué consiste la realidad material en sí misma, que como sabemos es la compleja organización de átomos, células, tejidos, etc., sino la realidad según la percibimos los seres humanos con nuestras sensaciones, emociones e impresiones. Por otro lado, la filosofía no es una ciencia experimental que se haga más compleja cuanto más se adentra en el análisis de las sustancias que estudia, como lo es la física o la química.

Tampoco requiere memorizar nada, a excepción de las voces y sus significados, además de un método lógico; es decir, solo necesita de un método y un buen lenguaje, pues a través de la filosofía, o lo que es lo mismo, el «filosofar», no se pretende conocer sino entender aquello que ya conocemos, Precisamente la inteligencia consiste en entender aquello que ya conocemos, haciendo constantes síntesis para establecer las relaciones entre las causas y los efectos, y no es un síntoma de falta de inteligencia conocer poco si lo entendemos todo, pero sí lo es conocer mucho pero que no entendemos nada.

Por tanto, un filósofo inteligente es aquel que sabe lo que dice, porque lo entiende, al margen de que sus ideas puedan estar superadas, o hayan sido dichas ya con anterioridad por otros filósofos, pues la filosofía es un saber sobre todo para entender lo universal a través de lo personal, y no una competición impersonal y académica entre eruditos para ver quién sabe más sobre historia de la filosofía.

Al mismo tiempo, si la filosofía no puede exponerse en términos coloquiales y sencillos y no es un saber accesible a cualquier persona con un nivel cultural medio, no tiene ninguna utilidad social, pues ésta no se fundamenta en la cantidad del conocimiento sino en la calidad del entendimiento. Todos los niños que alcanzan a tener lo que llamamos uso de razón son pequeños filósofos, pero que no se preguntan si la naturaleza es dialéctica, pero sí por la razón de ser de las pocas cosas que conocen o experimentan, como por ejemplo, por qué razón su buen comportamiento es premiado y su mal comportamiento es castigado.

La filosofía que interesa al ser humano es una pura argumentación racional en torno a las experiencias y emociones de nuestra vida cotidiana, con el objeto de entender la relación existente entre estas experiencias con sus sensaciones y emociones y las voces que utilizamos para expresarlas. Si estas voces y argumentos no se corresponden con nuestro nivel de instrucción y no las entendemos, estamos enajenándonos cono nuestra propia realidad para intentar entenderla con la realidad personal de otros; aquellos que exponen sus ideas con voces y argumentos cuyo significado y sentido argumental no entendemos.

En otras palabras, en este caso la filosofía, más que ayudar a entendernos a nosotros mismos nos enajena de nosotros mismos.

Con todo lo expuesto intento defender la sencillez argumental y formal de este trabajo que, no obstante, intento que sea rigurosamente filosófico. Simplemente se trata de una reflexión personal en voz alta, que me sirven para entender lo universal a través de mi propia intuición personal, pero que no intenta competir con las ideas de otras personas o filósofos que me han precedido, que en muchos casos han llegado a conclusiones similares a partir de su propia intuición personal, pero con otros argumentos, y con este trabajo no pretendo convencer a nadie de la veracidad de mis conclusiones, sino mostrar el método que he utilizado para alcanzarlas, pues mientras las ideas son necesariamente personales, los métodos pueden llegar a ser universales.