BLOG DE JAIME DESPREE
BLOG LIBROS CUENTOS ARTÍCULOS CRÍTICAS
El día que se perdió el amor
01 de enero del 1970

¡Sencillamente no lo entiendo! ¿Cómo puede ser esta novela un "éxito arrollador"? Solo se me ocurre una justificación: los lectores ya no valoran el estilo, ¡solo la trama! Ya no es necesario cuidar el estilo y la coherencia de lo que escribimos. Solo las novelas con historias absurdas, pero con morbo, tienen alguna posibilidad de interesar a los lectores, salvo raras excepciones..

El primer párrafo de esta novela intenta describir la escena de una mujer que camina desnuda por mitad de una avenida con denso tráfico de la ciudad de Nueva York. Pero como la práctica totalidad de escritores actuales, lo hace de la manera más complicada posible: "Un pie descalzo pisó el asfalto de Nueva York"... y el otro pie "se posó con cuidado". Ambas oraciones no tienen vinculación posible. Sigamos: "la chica cruzó la carretera" ¿Pero no era una calle? No, era una avenida, donde "Los coches avanzaban por la avenida como fulminantes apisonadoras" ¡Pero como es posible asociar "fulminante" con una "apisonadora"?

En cuanto a su otra novela, empieza con otra fecha, otra persona que camina desnuda por la calle,  lleva una cabeza que todavía gotea sangre y otra mujer que lo contempla aterrada. En cuanto al estilo, tiene ideas muy particulares sobre la oscuridad y la luz :

"De repente, la oscuridad absoluta del interior se resquebrajó con una luz cegadora" 

Es evidente que tengo que ser realista y aceptar que he perdido contacto con la realidad, y vivo en mundo caduco y desfasado, el mismo donde duermen en el olvido Machado, Unamuno, Baroja y tantos otros escritores que hicieron de nuestro país un referente de la literatura universal. Legado que estamos destruyendo sin la menor objeción.