BLOG DE JAIME DESPREE INICIO    LIBROS    CRÍTICAS    ARTÍCULOS    BLOG    SOBRE MÍ    SESIÓN ×
ORDESA

"Ojalá pudiera medirse el dolor humano con números claros y no con palabras inciertas. Ojalá hubiera una forma de saber cuánto hemos sufrido, y que el dolor tuviera materia y medición. Todo hombre acaba un día u otro enfrentándose a la ingravidez de su paso por el mundo. Hay seres humanos que pueden soportarlo, yo nunca lo soportaré."

Según este escritor, los hombres no están sometidos a las leyes de la gravitación universal y flotamos en el aire. Pero tarde o temprano debemos enfrentarnos a esta irregular forma de existir. La Real Academia de la lengua, que casi ningún escritor actual consulta, define "Ingravidez" como "Situación en que desaparecen los efectos de las fuerzas gravitatorias."

Tal vez Manuel Vilás quiso decir la "liviandad" del nuestro paso por este mundo. 

Por otro lado, carece de sentido que el sufrimiento se pueda medir "con números  claros", porque se midan o no "él nunca los soportará". Tal vez debió escribir "Ojala no existiera el dolor humano... porque yo nunca lo soportaré".

Un nuevo ejemplo del uso del lenguaje sin rigor,  porque sí, y porque suena bien aunque no concuerde su significado. Es otra novela de la escuela de escribir  "A tontas y a locas", común entre la mayoría de los escritores españoles actuales. ¡La cantera es inagotable!