×
ARCHIVO
Filosofía para gatos
215 LECTURAS
Desmitificar y rebatir a Aristóteles
253 LECTURAS
Yo y mi pelea con el alemán
309 LECTURAS
El escritor y su circunstancia
156 LECTURAS
La literatura: Otra víctima de los excesos del capitalismo
206 LECTURAS
Así se destruyó la novela en España
173 LECTURAS
El Halloween de la literatura nacional
183 LECTURAS
La soledad no era esto
241 LECTURAS
Premio Planeta: la muerte de la novela
174 LECTURAS
¿Pero quién diablos soy yo?
449 LECTURAS
La vida: Instrucciones para su uso
159 LECTURAS
La guerra de la seducción
273 LECTURAS
La Iglesia Católica y su sueño político frustrado
214 LECTURAS
La filosofía de cada día
359 LECTURAS
Las 10 claves de una crisis anunciada
178 LECTURAS
24.08.2017
Filosofía personal vs. filosofía académica

Prácticamente no ha habido ningún filósofo que no haya argumentando su propia definición de lo que es filosofía; yo no quiero ser una excepción. No obstante seguiré una metodología distinta a la de mis colegas: primero argumentaré lo que no es filosofía, de manera que su definición surja por simple necesidad.

La filosofía no puede ser considerada una ciencia, si entendemos por ciencia lo que puede ser conocido por la experiencia o por la historia, sino una actividad razonable de la mente.La filosofía tampoco puede ser un arte porque no es creativa sino lógica, aún que puede exponer sus argumentos con un lenguaje ameno y creativo.

De donde se deduce que la filosofía es una actividad mental lógica y razonable.Si nos atenemos a esta definición, solo podemos aceptar como filosofía esta forma de pensar, que puede ser siguiendo las conclusiones de los sistemas precedentes, en cuyo caso es necesario refutarlos antes de que proponer los sistemas propios, o ser simplemente lógica y razonable, sin tener en consideración los argumentos de los sistemas precedentes.

En el primer caso el pensamiento filosófico no tiene una estructura lineal sino abrupta, con frecuentes giros argumentales y ramificaciones dentro de un mismo sistema. Cada nueva propuesta requiere un "ismo", por lo que llega a alcanzar tal complejidad argumental que solo es accesible a una reducida élite de académicos especializados.

Dada su enorme complejidad esta filosofía está confinada al reducido ámbito de las aulas de las facultades de Filosofía. Eventualmente sale a la luz y se publican sus conclusiones, pero dada 7académicos.

La filosofía tendría mucho que aportar para mejorar la convivencia y contrarrestar el ascenso de valores mercantilistas y populistas si las facultades ventilasen sus aulas y prestaran más atención a lo que se escribe hoy fuera de sus aulas y menos a Hume, Kant o Hegel

Por su parte, la filosofía que solo tiene en cuenta la intuición personal, apoyada por una argumentación más o menos racional y un amplio conocimiento del lenguaje, es más accesible y amena, pero también más subjetiva y personal.Pero aún en el caso de que sea rigurosamente lógica, metódica y universal, está condenada al ostracismo, porque la filosofía académica, pese a su elitismo e impopularidad, se reserva celosamente el marchamo de "Filosofía oficial".