×
ARCHIVO
Capitalismo: la solución y el problema
27 LECTURAS
Amazon : buena logística, poca calidad
26 LECTURAS
Nueva sección
23 LECTURAS
El poder y la gloria
18 LECTURAS
Yo soy yo y los accidentes de mi circunstancia
2 LECTURAS
La teoría del «Big Bang» es filosóficamente inviable.
72 LECTURAS
¿Qué es y para que sirve la filosofía?
109 LECTURAS
Filosofía para gatos
293 LECTURAS
Desmitificar y rebatir a Aristóteles
24 LECTURAS
Yo y mi pelea con el alemán
15 LECTURAS
El escritor y su circunstancia
202 LECTURAS
La literatura: Otra víctima de los excesos del capitalismo
284 LECTURAS
Así se destruyó la novela en España
249 LECTURAS
El Halloween de la literatura nacional
225 LECTURAS
La soledad no era esto
8 LECTURAS
09.01.2019
Capitalismo: la solución y el problema

Como cualquier hijo de vecino, cuando necesito una escoba nueva, una alcachofa de la ducha o un destornillador, voy directo a la tienda de todo a un euro de mi barrio. Aprovecho para dar una vuelta y ojear los cajones, porque siempre hay algo que necesito, en lo que no había caído hasta que no lo veo. Por ejemplo, gafas de lectura de 3,5 dioptrías, igual que las que compré en una óptica el año pasado por 190 euros, ¡por un euro!, con las que escribo este nuevo artículo (He comprado media docena).  

Hoy he estado en esta tienda y he visto algo que me ha disgustado profundamente y me ha confirmado mi teoría de que el éxito del capitalismo trae consigo el germen de su destrucción.  Lo que me ha disgustado ha sido encontrar libros magníficamente editados, algunos todavía con el plástico protector, publicados el año pasado, de más de 300 páginas, ¡por un euro!  

Esta dramática pérdida de valor es el resultado obvio de la competencia estimulada por el modelo capitalista.  El proceso se inicia con la introducción en el mercado de un nuevo bien de consumo rentable, lo que prueba su utilidad. A partir de ese momento se inicia un proceso de revalorización, seguido de un inevitable proceso de degradación, hasta su total pérdida de valor, como es el caso de los libros.  

Durante la primera fase, en que el producto es rentable, la competencia obliga a realizar costosas inversiones para abaratar costes y vencer a la competencia, lo que beneficia al consumidor, pero perjudica al productor, en este caso al autor.  

Este primer proceso alcanzará un inevitable punto crítico en el que, a pesar de cuantiosas inversiones, el coste de producción superará el valor fijado por el mercado, por lo que dejará de ser rentable, lo que provoca el que los libros lleguen a ofrecerse con precios irrisorios, preludio de su desaparición por falta de rentabilidad. 

 Este es el caso de Amazon, una genuina empresa capitalista, que ha entrado ya en la fase de destrucción del valor del producto, es decir, del libro.

  Si, a pesar de este hecho, el capitalismo es el mejor sistema por su capacidad de creación de bienes útiles es porque la única salida para este proceso, es la renovación del producto, para devolverle su pérdida de valor. 

 Eso es lo que se está intentando conseguir con la introducción de los ebooks, pero no le llegará su oportunidad hasta que el libro de papel no alcance el punto crítico de su pérdida total de valor. Punto que ya está próximo a llegar. Solo hay que entrar en una librería para ver pilas nuevos libros a precios por debajo de sus costes de producción. 

 Pero nadie es inocente en este modelo, y mucho menos yo, que he decidido publicar todas mis obras en Amazon, entre otras razones, porque no exigen exclusividad, puesto que la facilidad para publicar es parte de la estrategia para vencer la competencia, pero que, como hemos visto, llevará a que mis libros, junto con todos demás, pierdan su valor de mercado.  

Otra de las consecuencias de este modelo, y que podemos considerarlo positivo, es que todo este proceso obliga a mejorar la eficacia de los medios de producción así como la logística, que servirá para la puesta en el mercado de nuevos bienes útiles y rentables. Y es precisamente Amazon un claro ejemplo de esta utilidad.  

Podría resumir este artículo diciendo que la esencia del sistema capitalista reside en el desarrollo de nuevas técnicas de mercadeo y un gran estímulo de renovación, sin importar de qué producto se trate.